por

Verano en el Olimpo – y II

(Viene de aquí)

En la Europa de los mercaderes y los banqueros, hasta las cumbres llega el marketing que nos empuja a subir unas y a ignorar otras; y las montañas de Grecia no están en el ranking de las más codiciadas. Parece que allí sólo hubiera crisis y refugiados.

 

Y ciertamente hay montañas más altas, más difíciles y más hermosas. Pero sólo el Olimpo anida en nuestro subconsciente colectivo desde la noche de los tiempos y, aunque haya dieciocho cumbres con el mismo nombre de Chipre a Nueva Zelanda y Utha, sólo el Olympos, “el luminoso”, es el techo cultural de Europa donde los hombres por primera vez se trataron como iguales y se igualaron a sus dioses.

Los más importantes, encabezados por Zeus, se refugiaron allí seguramente para huir de ellos.

Y lo consiguieron durante mucho tiempo.

C. Kakalos, el guía de la primera ascensión a la punta Mytikas

Cuando a principios del pasado siglo hacía ya más de cien años que en Europa occidental se escalaban montañas y se buscaba la dificultad como nuevo argumento para subirlas, nadie había pisado aún la punta más alta del macizo.

 

El 2 de agosto de 1913 un cazador de la cercana aldea de Litohoro, Christos Kakalos guió a los suizos F. Boissonas y D. Baud-Bony hasta la punta Mytikas, la más alta. Hoy, uno de los refugios situados a mayor altura, en el plató de las Musas, lleva su nombre.

 

 

Algunas singularidades:

Situado entre las regiones de Tesalia y Macedonia al norte de la Grecia continental, a 400 kms. de Atenas, queda un poco lejos de los tradicionales circuitos turísticos. Sus dimensiones apenas superan los 25 kms. de un extremo al otro y está situado en la misma latitud que la sierra de Guadarrama. Sin embargo posee unas características muy variadas y únicas.

Noche invernal en el refugio Kakalos. Al fondo la este del Stefani. Foto M. Styllas.

El clima de la región es mediterráneo pero la altura y la proximidad al mar lo trasforma reduciendo drásticamente las temperaturas hasta el punto de registrarse en el plató de las Musas veinte grados menos que en la localidad de Litohoro. En verano, época de gran afluencia de montañeros nacionales, el calor y la sequía son lo suyo, pero también la inestabilidad por las tardes con tormentas de fuerte aparato eléctrico, lo que debe tenerse muy en cuenta a la hora de afrontar ascensiones en días que amanecen soleados. En invierno, aparte las nevadas propiciadas por los vientos continentales, la estabilidad es mayor. Primavera y otoño tienen la sencilla virtud de evitar los excesos.

 

En el gran diedro de la Faidon-Galinos al Skolio. Foto M. Styllas

La soleada vertiente sureste, ya lo vimos, es la de las vías normales repletas de aficionados, en especial la Zonaria y el plató de las Musas; por el contrario, al otro lado, el solitario circo de Megala Cazania es el mejor escenario para las largas escaladas en roca en especial la norte del Skolio con sus más de seiscientos metros de desnivel; la pequeña cara este del Stefani, al lado de los refugios del plató de las Musas está tomada por los escaladores poco andarines, y para quienes prefieren largas escaladas clásicas (vivac incluido) la cresta de Kopsi Naoum remonta nada menos que dos kilómetros y medio!… También el ultratrail está presente todos los meses de junio con la Olympus Marathon y hasta el esquí de montaña tiene cabida en las cumbres alomadas del oeste (Agios Antonios) y en el valle de Xerolaki, pero para eso habrá que esperar al invierno.

 

La entrada más fácil y frecuentada al macizo se hace desde Litohoro. Este acceso no sólo es útil para las rutas normales, sino también para las apartadas escaladas del N.O. gracias a los dos refugios del Plató de las Musas.

Para quienes gusten de aproximaciones salvajes y solitarias, que afronten las del norte desde Voudra o Petra. Para los que no, en vehículo 4×4 desde Olympiada, puede llegarse hasta el plató de Bará a 2400 m.

 

¿Qué más se puede pedir en una montaña tan pequeña?

 

 

Una propuesta difícil: elegir entre la Vía Comici o la Faidon-Galinos.

 

Comici-Escher a la cara este del Stefani, 200 m. IV-

Muy cerca del plató de las Musas y sus refugios es una escalada fácil para nostálgicos. Fue la primera escalada registrada en Grecia abierta además por el gran escalador de Trieste Emilio Comici junto a Anna Archer en 1934.

 

Vía Faidon-Galinos a la cara norte del Skolio, 550 m. VI, Spanoudis-Kotta-Sarantakos (1999)

Esta espléndida vía, una de las mejores de toda Grecia, es el resultado de los intentos de muchos escaladores desde 1967.

Vía de gran altura, aislamiento y compromiso. Durante los ocho primeros largos, en especial en los espectaculares diedros, la calidad de la roca es excelente. Luego menos. Posible vivac en la cornisa de la reunión 9.

La retirada es complicada a partir de la reunión 8 y hay riesgo serio de trombas de agua y piedras en caso de lluvia o deshielo de los campos de nieve superiores.

 

 

Aproximando en invierno a la este del Stefani. Foto M. Styllas.

Mapas y guías. La web

Mt. Olympus. 1:25.000 (2016) Ed. Anavasi

Olympus, classic ascent & hikes. Miltos Zervas. Ed. Anevenontas

http://www.olympusfd.gr

http://www.olympus-climbing.gr/

http://olympus-marathon.com/

Escribe un comentario

Comentario